La escuela diplomática presentó la estrategia de Acción Exterior 2021-2024 en el marco de la cooperación al desarrollo sostenible como elemento central de esta estrategia. Fue presentado por la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Ángeles Moreno Bau. También estuvieron presentes en el evento Ana Belén Fernández, Diputada del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso y Carlos García Paret, responsable de Incidencia Política en la Coordinadora de ONG.

La cooperación al desarrollo es un elemento esencial y transversal de la Acción Exterior. Ángeles Moreno recalcó que gran parte del trabajo de la cooperación española esta en África, Oriente Medio y América Latina. También tiene gran importancia la cooperación en el marco de la Unión Europea, que trabaja en distintos ámbitos como la sostenibilidad, la educación digital o inmigración.

La estrategia de Acción Exterior también pone el foco en la fractura social de los países, en su mayoría su acción se centra en países con regímenes totalitarios o autocracias. Es por ello por lo que el papel de la Acción Exterior cobra mayor importancia en estos países, y propone una transformación y una lucha contra las desigualdades actuales.

Los objetivos de desarrollo sostenible son otro punto esencial que impulsar por esta Estrategia de Acción Exterior. Esta estrategia estará también precedida por el anteproyecto de ley de Cooperación Internacional que reformará en profundidad el sistema actual de cooperación española.

A través de la propia agenda 2030 se impulsa alinear las políticas al desarrollo sostenible, para ello también se plantean reformas de manera que se alineen los marcos políticos con los mecanismos que dan respuesta a estos desafíos. En definitiva, una estructuración acorde a los objetivos actuales. Un ejemplo de ello, como menciona Carlos García, es la plataforma Futuro en Común. A través de esta plataforma se ha estudiado como avanzar en los distintos bloques del desarrollo hacia la colaboración y el trabajo conjunto.

Según el índice de coherencia de políticas para el desarrollo sostenible (ICDP), España ocupa el puesto 21 de los 143 países en el ranking. A pesar de ello, hace falta mejorar en las políticas de cooperación. La cooperación es importante también como imagen de país y en el que juega un papel muy importante la ciudadanía. Ana Belén Fernández recalcó que la alineación de la cooperación defensora de los derechos humanos y la agenda 2030 son esenciales. A estos elementos se le suman nuevos objetivos actuales como la transición ecológica, fomentar la educación, el desarrollo productivo local, la igualdad de género, la cooperación humanitaria y las alianzas público-privadas.

Carolina Sánchez Caminal